Páginas

El seitai es una educación para vivir sano y cultivar esta capacidad inherente a nuestra propia existencia.
Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece.(H.N.)

viernes, 22 de noviembre de 2013

Trascender la técnica

Para disfrutar plenamente de la práctica del yuki o del Katsugen, lo verdaderamente interesante comienza cuando trascendemos la técnica.
Mientras el aprendiz de pintor mezcla los colores de la forma en como le han enseñado, sus obras quedan rígidas. Cuando olvida estos conceptos y se deja llevar aparece la inspiración y las pinceladas cobran vida. Lo mismo sucede con el músico que conoce bien la combinación de las notas. Cuando olvida las reglas aparece la armonía. Existen multitud de ejemplos en este sentido...


En el Seitai pasa lo mismo. Si nos aplicamos en mantener una postura usando la musculatura voluntaria y el empeño, se puede decir que no conocemos, en absoluto, el alcance prodigioso, ni el sabor real del Katsugen o del yuki.
Cuando el cuerpo está sensible, la postura adecuada se da sola, justo cuando es necesaria y con la forma precisa. Entonces, el torrente de ki fluye en su máximo caudal, arroyando los obstáculos. Cuando esto sucede el cuerpo ya desaparece y el Universo entero se manifiesta. La cosa es así de simple, no tiene mayor misterio. Hasta mi hijo de seis meses conoce perfectamente estos mecanismos y emplea el cuerpo según su deseo, con toda naturalidad. 
Por emplear palabras literales del Maestro Noguchi: "Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece."(H.N.)

2 comentarios:

  1. Qué bueno volver a leerte, Pedro! Feliz final de otoño y feliz práctica más allá de la mente.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Yolanda. Ahí estamos, buscando huecos...

    ResponderEliminar