Páginas

El seitai es una educación para vivir sano y cultivar esta capacidad inherente a nuestra propia existencia.
Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece.(H.N.)

viernes, 12 de noviembre de 2010

Yuki (II): Las 4 consecuencias.

Con la práctica del yuki afloran “sensaciones” que a menudo escapan la comprensión lógica habitual.  Estas son tan variadas como personas, ya que cada uno las experimenta interiormente con su propio abanico de matices. Esto sucede, tanto en el momento de la práctica, como en los días siguientes (Efectos de la regulación).
A modo de síntesis y para comprender de alguna forma la raiz o causa de estas “sensaciones”, podemos sintetizarlo, explicando que son el resultado sustancial de los siguientes cuatro fenómenos o consecuencias:

   1.- Relajación completa. 
2.- Serenidad psíquica.
    3.- Respiración profunda.
    4.- Vigor o fuerza interna.
 1- Relajación completa del cuerpo, ya que se han aflojado unas zonas concretas o tensiones parciales, causantes de que el cuerpo no pueda relajarse por completo ni siquiera durante el sueño. Nuestra sensación de cansancio a veces se percibe como si todo el cuerpo estuviera en mal estado. Sin embargo, realmente la tensión está localizada en alguna zona bien definida. Cuando en ésta se recupera la movilidad, todo el cuerpo consigue descansar “realmente”.

 2- La mente acompaña el estado del cuerpo, como consecuencia y sin esfuerzo, se produce un estado de especial serenidad psíquica. Los pensamientos se evaporan como si se hubiera activado una especie de válvula capaz de soltar una mente embotada en plena ebullición.

 3- También, como consecuencia espontánea, la respiración llega hasta el bajo vientre, produciéndose una respiración natural: sosegada y profunda. En el vientre cabe infinitamente más aire del que imaginamos habitualmente y esto produce un placer profundo y trascendente: "El mundo cabe en el vientre".

 4- Curiosamente, este proceso no nos deja como “atontados” o adormilados.. más allá de esa profunda relajación aparece una sensación de conciencia del vigor que surge desde lo más hondo del cuerpo o de la vida misma. Como si la energía aletargada, despertara. Se siente una profunda renovación que engloba todo el ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario