Páginas

El seitai es una educación para vivir sano y cultivar esta capacidad inherente a nuestra propia existencia.
Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece.(H.N.)

jueves, 13 de mayo de 2010

Katsugen undo: Origen fisiológico. (II)


El "problema" aparece cuando el cuerpo está embotado y ha perdido su propia capacidad de autoregulación.
Por experiencia, sabemos que las horas de sueño no devuelven el equilibrio necesario para actuar con frescura. Entonces, se hace necesaria una ayuda...
Los cambios de postura involuntarios que aparecen durante el sueño están destinados a eliminar el cansancio y las tensiones. Estos movimientos son una forma de katsugen undo espontáneo.
Si se tuerce el cuerpo a un lado y al otro, es para regular el estado de la cintura (Lumbar3), que puede estar caída o cansada después de una excursión larga. Por supuesto, lo normal es amanecer con la cama muy desecha.
Si se suben los brazos, se afloja la primera lumbar, y esto es debido a que generalmente ha habido mucha actividad cerebral.
Si dormimos boca arriba y espatarrados es que hemos comido mucho.

Inspirado en éste aspecto de la vida, el maestro Noguchi buscó la forma de provocar este movimiento involuntario, a partir de algunos ejercicios que estimulan esta dirección de movimiento espontáneo y regenerador del cuerpo.
Para ello, estimulamos la médula espinal y el bulbo raquídeo, estimulando la columna vertebral y la zona occipital.
Tras la inducción, mediante estos sencillos ejercicios se activa el sistema extrapiramidal, y entonces, basta con mantener la mente abandonada para que surja movimiento regenerador (Katsugen undo).
Más adelante, con la práctica, el katsugen undo surge cuando el cuerpo lo necesita, de forma que se adapta a los cambios exteriores con facilidad.

De hecho, cuando aparece alguna anormalidad, ésta funciona como estímulo y se consigue aumentar la flexibilidad y la espontaneidad frente a las situaciones cotidianas.
Por ejemplo, cuando la cabeza está muy cargada, suelen salir bostezos; estiramos la cintura cuando se siente cansancio; los ojos lagrimean para limpiarse....


Con el Katsugen undo se entrena y sensibiliza el sistema extrapiramidal, de forma que se equilibra el funcionamiento del sistema simpático y parasimpático para conseguir su máxima eficacia y así recobrar todo el ánimo y el vigor necesarios para vivir con plenitud.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario