Páginas

El seitai es una educación para vivir sano y cultivar esta capacidad inherente a nuestra propia existencia.
Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece.(H.N.)

martes, 20 de abril de 2010

Gyoki: Respiración por la columna.

En Seitai, el gyoki se practica para “movilizar” el ki y establecer comunicación entre nuestra mente consciente y el inconciente (estrechamente relacionado con el cuerpo).
A través de esa movilización interna, entra fuerza física, el ánimo crece y apetece actuar.
Existen muy variadas formas de practicar gyoki. En esta ocasión, nos centraremos en la respiración por la columna.
Para ello, resulta inconveniente “esforzarse” o empeñarse en la técnica. En realidad es preferible usar la imaginación.

Nos sentaremos con la espalda recta, pero sin apoyarla sobre ningún respaldo para que tenga movilidad (espalda recta no es sinónimo de tensa). 

Si no estamos acostumbrados a sentarnos a la japonesa, estaría bien sentarse en un taburete o en la zona más alejada del respaldo.
La gracia es que si nos ejercitamos asiduamente, podremos practicar en cualquier situación... en el metro, mientras caminamos, mientras escribimos, etc.
Quizá, el principal inconveniente para este tipo de gyoki es la “idea” de que respiramos por la nariz, cuando, en realidad, lo fundamental ahora es respirar por la columna vertebral. Sólo eso: "inspirar a lo largo de toda la columna".

Podemos empezar imaginando que con la inspiración, el ki entra hasta el centro mismo del cerebro, luego se comunica con las vértebras cervicales, luego dorsales, lumbares, coxis hasta  realizar todo el recorrido hasta abajo y llenar el vientre.
Si permanecemos atentos a esta sensación, concentrados en nuestra médula espinal y su recorrido, no tardará en aparecer sudoración a lo largo de la musculatura de la espalda.
 Al principio es mejor practicar con los ojos cerrados (el entrecejo no debería estar fruncido) y visualizar, una por una, las vértebras que están respirando. Notar entonces como la respiración pasa por ellas hasta sentir que la espalda empieza a sudar. Esto viene acompañado por el arqueo de la columna que surge para liberar o desatascar las zonas por donde el ki no pasa. Así se va consiguiendo movilidad en las vértebras y el pecho se abre. Si se realiza de esta forma, aunque parezca un método sencillo, el cuerpo y el estado anímico se vuelven mucho más ligeros. Muchas anomalías se pueden resolver respirando de esta manera.
De hecho, la columna vertebral ya respira (transpira) de forma natural, por eso, lo único que hay que hacer es centrarse en ese proceso, pero como dije al principio, sin darle muchas vueltas con la cabeza, ni empeñarse mentalmente en conseguirlo. Además, con esta práctica, las personas indecisas experimentan especialmente algunos cambios interesantes.
Exhalar profundamente, antes de empezar la inspiración constante, facilita el propio deseo de inspirar de forma espontánea.

3 comentarios:

  1. cuando se empieza este proceso de inspirar y exhalar a través de la columna, se empieza de abajo hacia arriba, o sea de la primera vértebra del coxis hasta llegar al cabeza o al revés...? esta parte principal no lo dicen. Ojalá respondieran, ya que de lo contrario estaría incompleta esta información. gracias, Dalia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pone en el post en la inspiración el aire se dirige al cerebro y de ahí va bajando por la columna vertebral.
      Espero haber aclarado tu duda, un saludo.

      Eliminar
  2. Me encanta los 2 primeros párrafos, tienen una riqueza insospechada :)

    ResponderEliminar