Páginas

El seitai es una educación para vivir sano y cultivar esta capacidad inherente a nuestra propia existencia.
Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece.(H.N.)

martes, 13 de abril de 2010

El ki: consideraciones iniciales.Práctica.


Pero... pongámonos de pie... A ser posible con los pies paralelos y separados entre sí, el ancho de las caderas. Permanecemos unos instantes lo más relajados posible, con los brazos caídos a ambos lados, de forma natural. Ahora, abrimos las manos, estiramos los dedos y permitimos que se muevan los brazos, realizando un suave balanceo hacia delante y atrás, realizando la menor fuerza muscular posible. Como si flotáramos dentro del agua. Podemos realizar este balanceo al ritmo y altura que nos resulte más cómodo.
No tardaremos en sentir una sensación agradable en las manos.
Puede manifestarse como hormigueo, calor, aire tibio, etc.
Si nos dejamos llevar en ese movimiento, sin ninguna intención mental, sin perseguir nada concreto, descubriremos como el ki agradable envuelve las manos. De hecho, abandonarnos a esa sensación nos produce un suave bienestar en nuestro interior y podemos permitirnos disfrutar de ese placer unos minutos.
A partir de algún momento, conviene no ser demasiado obedientes con las pautas de estilo de movimiento, y si apetece, podemos variarlo a nuestro gusto... levantando una mano y luego la otra, abriendo más los brazos, aleteando suavemente los homóplatos para desengancharlos, incluso moviendo la espalda como un muelle, lateralmente o retorciéndola.. Enfín, cualquier movimiento que resulte agradable... Recordemos que nuestro cuerpo está sumergido en un agua a una temperatura muy confortable y permite que nuestro cuerpo flote: el ki nos envuelve.
Cuando hayan transcurrido unos minutos... cinco, diez o más... centramos la atención en el vientre y vamos parando muy suavemente el movimiento y después abrimos los ojos.

Si hemos percibido el ki en este sencillo ejercicio, podemos volver a esa sensación envolvente cuando practiquemos yuki, gyoki o simplemente cuando queramos serenarnos y dejar los problemas a un lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario