Páginas

El seitai es una educación para vivir sano y cultivar esta capacidad inherente a nuestra propia existencia.
Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece.(H.N.)

viernes, 14 de agosto de 2015

Seitai a Sant Celoni: Curs 2015-2016

Hola amics del Seitai.
Ens complau anunciar-vos l'inici i per primera vegada del curs de Seitai a Sant Celoni. Espero puguem aviat gaudir d'aquestes meravelloses pràctiques.
Són senzilles però profundes.

I segur, podrem aprendre prou per poder aplicar aquests coneixements pràctics en la vida quotidiana. D'aquesta manera acostar-nos a una felicitat no condicionada pels esdeveniments diaris.
Us presentem el pòster per anunciar aquest esdeveniment i esperem qualsevol consulta.
Moltes gràcies a tots!




Horaris reunions:
Dijous matí: de 10h. a 11.30h.
Dijous tarde: de 18.45h. a 20.15h.
Dissapte al mes (Intensiu): de 10.30h. a 13.30h. 
                                        

Preus:
Com és el primer any, no cobrarem matrícula!
Al mes - 1 reunió setmanal (entre setmana o dos dissabtes intensiu): 40 €
Reunió entre setmana (els dijous 1:30h.): 12 €
Reunió intensiu dissabtes (3h.): 25 €
Al mes (Totes les reunions entre setmana): 60 €

Orientació individual (Yuki). Només per a practicants de: 60 €


miércoles, 4 de diciembre de 2013

La triple "F"

F.F.F. 

(Frescura,  Flexibilidad y Fuerza)


- Al practicar Katsugen, no tengo muy claro si el movimiento que aparece es verdaderamente espontáneo. ¿Existe alguna forma de saber si estamos practicando correctamente?

Se debe practicar con toda naturalidad, sin imaginar que estamos haciendo algo trascendental y, sobre todo, sin esperar nada a cambio. La actitud correcta es la de sentarse plácidamente en el movimiento y que éste nos guíe. Da igual si este movimiento es prácticamente inapreciable, si es más aparatoso, si es elegante o tosco.
Una clave: dejarnos sorprender siempre.  Ignorar lo que nos depara el futuro, aquello que  va a suceder al terminar la práctica.
Estamos excesiva y falsamente convencidos de que podemos predecir el futuro, ya que creemos que podemos controlar las situaciones... Nada más lejos de la verdad.
Como la propia práctica estimula y enriquece por sí misma, no hace falta añadirle expectativas. Y así, la práctica se simplifica, tal y como debe ser.
De esta manera, sucede que si teníamos planeado limpiar la casa al terminar, nos sorprendamos, por ejemplo, cocinando un sabroso guiso... 
Lo fundamental: seguir, sin más, el propio deseo del momento. 
En una ocasión, esperaba una visita que rompía mis planes por completo. Me fastidiaba tener la obligación de pasar dos horas atendiendo cortésmente a los invitados. Como se trataba de un compromiso "ineludible" decidí hacer Katsugen un rato antes para llevar la situación de la forma más cómoda posible. 
Al llevar la respiración profunda al vientre, para finalizar la práctica, sonó el teléfono anunciando la cancelación de la visita. No es nada extraño que este tipo de cosas suelan suceder con alguna frecuencia a los practicantes de Katsugen...
Más allá de anécdotas de lo más variadas, los resultados de la práctica siempre son sorprendentes y llegan más allá de lo previsto o imaginado. 
No obstante, para aquellos que tienen la necesidad de analizar la calidad de su práctica podrían analizar el resultado desde tres "Factores Fundamentales" que nos pueden dar una idea de nuestro estado Seitai. Estos engloban, por supuesto, tanto el estado físico del cuerpo como el de la mente, ya que estos están íntimamente ligados. 
Los he denominado la triple "F" y si estos no se dan, no importa en que circunstancias adversas, tal vez debemos replantear la práctica y llevarla a un nivel mucho menos conceptual. 

He aquí un recordatorio gráfico de las tres "F" inter-conectadas que definen los principales factores del estado seitai y pueden indicarnos intuitivamente en que medida nuestra práctica es "correcta". 

* Por favor, no analicen mientras practican!

viernes, 22 de noviembre de 2013

Trascender la técnica

Para disfrutar plenamente de la práctica del yuki o del Katsugen, lo verdaderamente interesante comienza cuando trascendemos la técnica.
Mientras el aprendiz de pintor mezcla los colores de la forma en como le han enseñado, sus obras quedan rígidas. Cuando olvida estos conceptos y se deja llevar aparece la inspiración y las pinceladas cobran vida. Lo mismo sucede con el músico que conoce bien la combinación de las notas. Cuando olvida las reglas aparece la armonía. Existen multitud de ejemplos en este sentido...


En el Seitai pasa lo mismo. Si nos aplicamos en mantener una postura usando la musculatura voluntaria y el empeño, se puede decir que no conocemos, en absoluto, el alcance prodigioso, ni el sabor real del Katsugen o del yuki.
Cuando el cuerpo está sensible, la postura adecuada se da sola, justo cuando es necesaria y con la forma precisa. Entonces, el torrente de ki fluye en su máximo caudal, arroyando los obstáculos. Cuando esto sucede el cuerpo ya desaparece y el Universo entero se manifiesta. La cosa es así de simple, no tiene mayor misterio. Hasta mi hijo de seis meses conoce perfectamente estos mecanismos y emplea el cuerpo según su deseo, con toda naturalidad. 
Por emplear palabras literales del Maestro Noguchi: "Si por correr detrás de la técnica se llega a perder de vista la psique, el seitai desaparece."(H.N.)

miércoles, 20 de febrero de 2013

El pulso de la Vida


Cada vez que late el pulso de la vida,
cada vez dentro de mi viene el aliento de la Naturaleza.
Así, en cada inspiración, cada exhalación,
En cada respiración,
Me vuelvo nuevo y fresco, lleno de ki.
Mientras dura la vida,
Incesante respira el aliento,
Esa bendición de la Naturaleza.
Y, yo, infinitamente naciente.
Alegría!
(Haruchika Noguchi)

Escuchar por primera vez el latido del bebé te abre el propio corazón y es una vivencia indescriptible. Su enérgico ritmo llena toda la estancia y te quedas suspendido en como en otro mundo. No existen  palabras adecuadas para describir este momento que inevitablemente produce un cambio de perspectiva. Se desvanece cualquier pensamiento secundario. El ritmo poderoso e incansable de una nueva criatura se presenta ante ti dejando una huella imborrable.
Seguro que muchos padres recuerdan éste momento de alegría tan especial.
Así, te das perfecta cuenta de que la vida brota por sí sola en todo su esplendor... 
Y … no hay que hacer nada para que todo siga su curso!
Una maravillosa sensación de respeto y entrega que no conlleva esfuerzo alguno!
El pulso de la vida te despierta y asistes en directo a un verdadero milagro. Y no está de más, recordarle a nuestra sensibilidad que esto está sucediendo permanentemente y en todas sus formas a nuestro alrededor.
Atender humildemente el latido, con su balanceo mágico y subterráneo es descubrir el aroma envolvente que se da a través del tacto concentrado. Todo nuestro ser queda implicado y aprende de la Naturaleza.
Explorar esta capacidad ilimitada se hace muy fácil a través del vientre de la madre. Ella misma coloca sus propias manos, instintivamente, para acercarse e intimar con la nueva vida que lleva dentro. De esta forma, se establece un lazo especial, único…. El padre, al colocar sus manos, podrá también conocer y compartir esta fascinante unión.  Al ser espectadores implicados nuestra respiración se serena y la exhalación se vuelve larga y profunda.

Dejarnos llevar por esta actitud al situarnos junto a cualquier situación es puro yuki. Y tanto si estamos junto a alguien feliz como junto a alguien que sufre, nuestra calma y alegría naturales se expanden sin esfuerzo.
Todos los conocimientos del mundo no pueden sustituir, ni por un segundo la inteligencia de la propia vida, ajena al razonamiento, cuando ésta actúa en toda su magnitud.
Cuando se establece comunicación, nos entregarnos con ánimo, pero sin empeño. Así, embriagados por la atmósfera cálida del instante, damos rienda suelta al instinto primitivo. Se despierta su vibrante lucidez y olvidamos la técnica exagerada y demasiado encorsetada.

El aprendizaje de la técnica no comienza en la imposición de las manos sino en la vida cotidiana misma.
El ritmo entre aplicación y pausa, el espacio en blanco, no son creados ni por los dedos ni por los conceptos, y son imposibles de conseguir mediante el esfuerzo o la inventiva. Tan sólo nacen y se establecen a través de la vida cotidiana. Por ello, afirmo que la técnica no surge de los dedos, sino de la vida. (H.N.)

martes, 15 de enero de 2013

Liberar la base del cuello (I)

En la reunión última del 12 de Enero 2013, en Mas Caputxa, hemos atendido durante un buen rato la base del cuello. Se trata de prestar atención a la zona que une el cuello con el resto del cuerpo, ayudando a establecer una buena comunicación entre la actividad frenética que desarrolla el cerebro y el resto del organismo.
Muy frecuentemente éste lugar se encuentra endurecido y esto impide el descanso profundo. Al atender esta marcada división, la frontera se diluye y sentimos un gran alivio. Literalmente nos sacamos un gran peso de encima!
Cuando TODO el cuerpo integra la cabeza como una parte más, sin estar separada o alejada, los pensamientos se vuelven frescos y dejan de ser una carga. Dicho de otro modo, cuando la mente nace del organismo nos sentimos libres. 
Os invito a tumbaros boca arriba y situar el reverso de la mano muy relajada en aquella zona donde parece acoplarse de forma natural en la base del cuello. Con la sensación de acoger cálidamente, como si hubiéramos situado un pañuelo de seda fina alrededor del cuello. Con este aroma tibio de protección, observar con las manos sin ninguna intención hasta que éstas y cuello se unifican espontáneamente. También podemos hacer lo mismo a otra persona, acercando las manos en una sensación de abrigo que acaba envolviendo la respiración global y conjunta.
Así, alejamos la responsabilidad de usar el cerebro atado a tareas innecesarias que con frecuencia desembocan en un estado de ansiedad constante del que no siempre somos plenamente conscientes.

lunes, 19 de marzo de 2012

viernes, 16 de marzo de 2012

Comentarios tras el curso en Donostia

Después de disfrutar del curso de San Sebastian, he recibido algunos mails que reflejan la sensibilidad profunda que nos regala esta práctica tan sencilla pero fundamental.
Cuando uno recupera su propio Yo espontáno no es nada fácil expresarlo con palabras, así que agradezco de corazón vuestros comentarios...

"Vaya día que hace...tan primaveral!! Sigo en pijama..llevo toda la mañana sin hacer nada! Sin pensar , sin hacer,...disfrutando junto a mi gato del aire que entra por la ventana. Así de sencillo...
Hoy me siento más centrada-encarnada en mi cuerpo y esto me da mucha felicidad.
"
A.K.

"...me gustó practicar  con vosotros, me senti muy agusto.Y me reafirmo en que  practicar seitai, para mi, es una forma de vivir. Y de alguna forma necesito ponerla en practica a mi alrededor, en mi entorno, porque creo que si tenemos un mecanismo para encontranos mejor, mi deber  como persona es compartirlo....Un abrazo." 
A. S.

"Me apunté al curso como podía haberme ido de fin de semana  a un agroturismo, con la idea de relajarme y pasar un fin de semana diferente a lo habitual. Me resultaba atractivo lo del movimiento espontáneo, vaciar la mente y experimentar con el yuki, que había practicado en alguna ocasión. La experiencia ha sido positiva.
Me ha gustado practicar katsugen, soltar mi cuerpo y dejarlo mover libremente con la ayuda de la música, alguna vez lo había hecho por mi cuenta pero me faltaba la referencia del tanden como centro y de la columna como eje.
El domingo por la tarde me sentía relajada y en armonía y hoy miércoles siento que mi respiración es fluida y no se queda atascada en lo alto del pecho, como a veces me ocurre."
M.J.